Contador de lectores vía feed.

martes, 27 de octubre de 2015

Mata hari.


















Me rompes los insomnios en fragmentos
de diminuta almática
cuando cabalgas regia,
cortando cabelleras
que blandes en el aire como eternos trofeos,

Mata hari.



J. Madison.

viernes, 23 de octubre de 2015

Cuarto de mala muerte.













Que vengan los bomberos que mi Tula
me está dejando ya sin argumentos
el cuarto se me quema y se acabaron
las rutas de escapada. En testamento
constan mis voluntades detalladas:
Que Pacho borde "Nieblas de riachuelo"
y Benny desde Lajas lo secunde
con su voz diamantina en desenfreno.
Enterrador, que no me pongan flores.
Que no decreten cánticos de duelo,
por si se diera el caso y mi artificio
se extingue sin remedio con el fuego.





Buenavista Social Club, "Candela"





domingo, 18 de octubre de 2015

Un Shakesperiano lucha ante tus costas.







Me conforta saberme medallista
olímpico: mi peso revolcado
en tu piscina negra de alquimista
que entiende bien mis pieles de soldado,

cuando convocas la impiedad del agua
y confabulas pactos y cadenas
con el mejor marchante de la fragua
conocedor del hierro y las condenas.

Y arremeto brutal y psicodélico,
de verde camuflaje mis embates,
contra tu raza de linaje bélico
experta en jugarretas y combates.

Y se doblega a mí tu aposentada
mirada de viajante de la noche,
de periplos, de selva desalmada,
de que poco entendieron mi derroche.

Que soy panal que acoje tu mordida.
Mátame como quieras, Que hay aguante
para afrontar tus golpes de suicida.
La doma de tu amor beligerante.






jueves, 15 de octubre de 2015

Terrorismo cuántico.


















Estallan por los aires
millones de partículas de tiempo
en medio del budismo
zen  y meditativo de mi onírica
cuando te rompes
al borde de mi espalda en marejadas
y mis fuerzas dormidas confabulan
para que los minutos
detengan su mecánica de saltos
y que tu bomba de relojería
pronuncie ese: "Kaboom",

y arrase.

Sin dejar supervivientes.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Colosseum cerrado temporalmente por reformas.


















Entonces ambos éramos
aquel débil fragor que en las noches oía
la llamada de Roma levantándose.

Roma pedía guerra a manos llenas
a dos  jóvenes torpes que prestaban oídos
al clamor incesante
de a degüello.

Como leones trágicos de circo,
dos amantes hechos al espectáculo,
vertimos en la arena
el corazón, manojos de la vísceras,
fragmentos
de pasión tintos en odio, que con el martilleo del silencio en las jaulas,
bajo el efecto narco del orgullo,
brotaban sin control
como futuros órganos sin fuego
de llanto en la memoria.

Durante media vida
cumplimos con el rito de la sangre.

Ahora ya no me queda ni un centímetro libre
de piel para tatuarme tus heridas
ni arrestos para ver al cirujano.

He depuesto las armas.

Poco me importa el ego de mi Roma.




domingo, 11 de octubre de 2015

Jack Skeleton.











Sally y Jack Skeleton.





En voto de silencio me declaro
aunque la "verbi gratia" me desborde
que puede mi discurso no ser claro
si mi voz de poeta es monocorde.

Y ya puede mi Sally tras la reja
pedir que rompa en dos mi mandamiento
que no daré cordel a la madeja
de versos sin tener conocimiento.

Hay silencios que dictan en su arrastre
una suerte de efecto mariposa,
no temas, Sally Persson, si el desastre
alcanza a mi palabra clamorosa.

Te vuelves por momentos adictiva
a amores que alimenten tu brasero,
yo soy tu Frankenstein y tú la diva
que doma la pasión del romancero.

Y mientras la metáfora resiste
a regalarme su divino encanto
carcelera es la sombra que te asiste
hasta que el verbo anuncie el contracanto.




Fragmento del film de animación "Pesadilla antes de navidad".