Contador de lectores vía feed.

miércoles, 27 de julio de 2016

Dukkha.









Volvemos a la vida amparados en la noche de este tiempo.

En la nocturna vacuidad de nuestros sueños viaja el saber
ancestral del alma,
la trascendencia del espíritu primando
sobre el violento traquetear indetenible
de los despertadores,
sobre los besos volátiles de cada despedida,
sobre la obstinada itinerancia del metro
devorando mañanas y raíles,
sobre los desayunos take away
y el plano secuencia
de la cotidianeidad.

El espíritu habitando la sal de nuestros cuerpos,
librando en sincronía nuevas batallas.



********


Dormido junto a mí,
tu cuerpo bendecido
con el perfume opiáceo
del néctar blanco de las amapolas.

Tu cuerpo desprovisto de todos sus escudos protectores
seduciendo mi boca de lamerte
los espasmos del miedo,
los pecados.

Tu estructura de cyborg programada
tendida en las arenas de mis ojos
exenta de las ácidas contiendas de tu ego,
anula mis venganzas y me incita
a amarte
como si los profetas de este mundo
anunciaran por radio una hecatombe,
el último llamado de los ángeles
a refugiarme en tí
de la ruptura de los siete sellos.

Amarte
como si crepitaran sobre nuestras cabezas
procelosas tormentas de granizo y de fuego apocalíptico.

Como si aconteciera de repente
la brevedad del último minuto
de mí sobre la tierra.

Y te amo...

Y marcho a trabajar como un guerrero
que ha alcanzado en tus templos el nirvana.











2 comentarios:

  1. Ha sido un placer la fusión de tus versos al son de esta música otorgándole el toque de placidez que emana tu poema.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida al Tatuaje, Auroratris. Es un halago que te gusten mis versos. La puerta queda abierta para cuando gustes.

    Mi agradecimiento por la lectura y valoración del poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar