Contador de lectores vía feed.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Tauromaquia.


Tauromaquia.


Hoy la palabra se me presenta en cueros. Se ha liado la manta a la cabeza y en rebeldía, ejerce impúdica su danza exenta de esos adornos torpes que —según ella— nublarían sus dictados.

Así andan las cosas. Y yo no puedo más que contemplar, desde el bloqueo, la sencillez de su estructura estrófica embuida en un tanga como único amuleto para salvar su suerte.

En realidad nunca me impresionaron los desnudos, lo mío es fantasear con lo que hay debajo del vestido; pero a ella ya no le interesa el maquillaje, ni la fastuosidad, prefiere andar en cueros por mi casa como una libertaria que le da un ultimátum a su hombre: y bien, Mady, ¿me tomas o me dejas?, mientras yo entro en la última de las tres fases del fuego y mancillo su honor a grito limpio en inglés, en español castizo y en cubano.


Me siento como un memo que no tiene ni idea de como proceder ante el destape de esa perra loca que no lleva siquiera un triste brillo para caerme en gracia; tan confuso que no sé si encajarle un fajo de billetes en la goma del tanga en un intento vil de camelarla, o si darle esquinazo; olvidar que una noche —mientras ahogaba en vodka mi habanidad nostálgica— sentí el impulso ciego de vestirme de luces; echarme al ruedo como hacen los toreros espontáneos, espada al ristre ponerla de rodillas con un par de estocadas y rematar la faena cortándole las orejas y el rabo.

Presiento que no habrá puerta grande en mucho tiempo, ni paseo en volandas, ni trofeos.

La Doña se ha emperrado en asestarme su más fiera cornada.




Estado de mutismo.


Ya vienen a buscarla
los soldados del trueno y la desidia.

Ya llegan,
armados con mordazas
marchando uniformados de azul frío.

Ya la arrancan a golpes de mi lengua.

La violentan. La arrastran
y la dejan caer,
estrepitosamente, ante mis ojos
sobre las cataratas del silencio.


**************


Y me llamó, su voz atrincherada
allá, donde concluyen
mis pactos y tratados con los hombres,
los ecos de mi sangre, mis recuerdos.

Llamó,
desde donde mi "yo" más racional
hace frontera
con la voz libertaria de mi espíritu.

Mas no quise atender aquel resuello
por no contaminar con mi vacío
su lírico legado.

Tal y como diría
papá Hemingway,
las tristezas de un hombre se destierran
en cualquier bar de paso,

jamás en la palabra.


***************



¡Mi capitán, sirena a la vista!


Desprotegida,
Ariel de juventud
que ha perdido en el trueque
sus brújulas a puerto y sus zapatos,
ella
entra en mi orbe levantando espejismos
sobre mis horizontes de grumete.

Ella desdobla y multiplica el camarote
en cientos de universos
cuando despliega heroica —tan niña—
las fichas de su puzzle metafórico
sobre las coordenadas de mi cama.

Capitales y razas se erigen y ventean en sus manos,
y el secreto del mar se nos revela.


*************


Poetry in motion.


Pensé que solo irían en mi busca
marinos pesarosos y atalayas
galeras y piratas derrotistas,
la mar soliviantando las batallas.

La oí desde el delirium de mi encierro
en cruda arremetida, consagrada,
desnuda en mi hemiciclo sin recatos,
espléndida sin muros ni corazas,
cantando en desafío desde el púlpito:
Destruye sin temores mis medallas
mi podio de vestal, mis capiteles
lo frívolo y distante de mi casta,
mi lira, mis romances y mis mundos
de rompe corazones desalmada.

Quebrántame la paz hasta el ahogo
secuéstrame en la vid de tu palabra,
bébete mi cantar de Melibea
y llévame en tu sangre adonde vayas.


**************


El vídeo va por mi gran amor: la poesía. Pablo Alborán y Bebe interpretando "Por fin".






Qué intenso es esto del amor,
qué garra tiene el corazón, sí, jamás pensé que sucediera así. 
Bendita toda conexión 
entre tu alma y mi voz, 
jamás creí que me iba a suceder a mí.

Por fin lo puedo sentir,

te conozco y te reconozco que por fin sé lo que es vivir,

con un suspiro en el pecho y con cosquillas 
por dentro... Por fin sé por qué estoy así.



Tú me has hecho mejor, mejor de lo que era...

y entregaría mi voz 
a cambio de una vida entera.



Tú me has hecho entender 
que aquí nada es eterno,
pero tu piel y mi piel pueden detener el tiempo.

No he parado de pensar
hasta dónde soy capaz de llegar,
por que mi vida está en tus manos y en tu boca.

Me he convertido en lo que nunca imaginé,
has dividido en dos mi alma y mi ser,
porque una parte va contigo 
aunque a veces no lo sepas ver.

Por fin lo puedo sentir,
te conozco y te reconozco que por fin
sé lo que es vivir,
con un suspiro en el pecho,
y con cosquillas 
por dentro...
Por fin sé por qué estoy así.

Tú me has hecho mejor, mejor de lo que era...
y entregaría mi voz a cambio de una vida entera.

Tú me has hecho entender 
que aquí nada es eterno,

pero tu piel y mi piel pueden detener el tiempo.




14 comentarios:

  1. Te felicito. Has hecho que las palabras se tornaran corpóreas y han desfilado ante mí el equipaje de tus poemas.
    Esa canción me trae bonitos recuerdos, gracias.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,"Por fin" es un tema precioso que refleja mi experiencia con la poesía, a mi también me trae muy buenos recuerdos.

      Gracias por la lectura y comentarios, Auroratris.

      Un beso grande

      Eliminar
  2. El post de hoy a sido totalmente inmenso, te tomaste muy en serio las indicaciones de como se publica una entrada, (la leí también), un perfecto despliegue de sensaciones y emociones embargaron en mí, desde el desfile de escritura hasta llegar al colofón final con esos dos pedazos de compositores.

    Mis felicitaciones, siempre querido, Jonh.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hermosa.

      ¿Qué me has pillado, no? :)

      Bueno, los dos primeros poemas son de hace un par de meses, los dos últimos son parte del poemario "El bello arte de la marinería", no está en el blog pero si que hay algunos en una de las colecciones que aparecen en mi perfil de Google. Me venían perfectos, sobre todo los dos primeros, para expresar con claridad lo que me ocurre ahora, estoy asistiendo en vivo y en directo ( como en la TV) a ese desnudo de mis versos, poco a poco se van despojando de esas cosas tan mías con las que yo comencé a versar. Sí, muy pronto el desnudo. A todos los poetas nos llega ese momento en el que hay que desprenderse de la carga que no representa nada en el ascenso, y aunque duela o resulte extraño, uno no reconoce esa voz como suya dado que no es como esa primera, más tirada hacia los adornos y los brillos típicos en los poetas novatos, ( todavía soy novato pero esto está pasando)hay que aceptar el cambio.

      Me alegro mucho que hayas disfrutado tanto como yo al escribir esta prosa.

      Y me alegran mucho tus visitas, eso también. Me hace pensar que no estoy solo en esta impronta, obsesión, de escribirme.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Grandes compositores acompañan letras que despliegan emociones. Besos Jonh..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marijose.

      Que gusto verte por aquí de nuevo. Como ya sabes soy un poquito musicólogo y me encanta acompañar las entradas con vídeos.

      Gracias por la visita y comentarios.

      Abrazo.

      Eliminar
  4. Una prosa envidiable y las poesías que decirte y el colofón esta canción con dos de los grandes de la música. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al Tatuaje Maria del Carmen Piriz.

      Me alegro que la lectura sea de tu agrado. Me esforzaré para no decepcionarte. Yo recomiendo a los autores la opción a nuestro alcance de la herramienta de vídeos de youtuve para hacer más ameno el recorrido, y los elegidos en este caso son dos autores cuyas vices se complementan a la perfección.

      Gracias por la lectura y comentarios.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Menos mal que la palabra andaba en cueros, que si llega a tener alguna joya, además de la tanga, seguimos leyéndote hasta mañana.
    Una maravilla lo que escribiste, Cuba amigo, tanto la prosa como los versos. Te vas superando de un modo impresionante.
    Un placer de lectura.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Querida Mirella, aquí estoy, batallando con la prosa. De momento me he propuesto mantener el paso. Yo creo que la mejor manera de irse enterando de cómo funciona el asunto es sobre el terreno. Éste en concreto si que lo llevé al foro para que Akhenazi lo analizara como el texto se merecía. Carmen Jiménez dejo también su granito de arena para que quedara tan decente como lo lees ahora. Es fundamental en los comienzos compartir los textos con personas que dominen el arte de narrar, porque a veces la idea original no se muestra físicamente con la fidelidad y el entendimiento que el lector necesita para conectar. En realidad tengo poco tiempo para dedicarle y eso no juega bien a mi favor, si hay algo fundamental para avanzar es el factor tiempo, pero me las arreglo e intento hacer al menos una hora cada día.

    Agradezco mucho el apoyo que siempre me has dado y los consejos que poco a poco me vas dejando acá en la caja de comentarios. Son de muy buen provecho.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena serie de poemas.Ella se lo merece todo, qué sería de nosotros si no fuese por esa devoción casi mística que le tenemos.Besos

    ResponderEliminar
  8. A mi me llegó tarde el hambre por los versos, no sé, sus motivos habrá para que así haya sido. En cualquier caso, hoy por hoy no me hayo sin mis poemas, por muy fatal de tiempo que vaya versos hay.

    Un abrazo y mil gracias por la lectura, Jordi.

    ResponderEliminar
  9. ¡Estado de mutismo es muy buena! Y el final... ¡bravo!

    Tal y como diría
    papá Hemingway,
    las tristezas de un hombre se destierran
    en cualquier bar de paso,

    jamás en la palabra.

    ResponderEliminar
  10. Que visita tan grata la tuya, Carmen Pinedo. Hemingway era, según se cuenta, un bebedor habitual, pero ni mucho menos contaba milongas de borracho en sus relatos y novelas, su bagaje literario y su legado así lo demuestran, cabe decir que no es lo mismo escribir milongas de borracheras que contar la vida de hombres bebedores de los bajos fondos como hizo el señor Charles Bukowski.

    Un placer, un lujo tu paso por esta casa, Carmen Pinedo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar